noviembre 21, 2005

Salve oh rey David!


Que maestro David!! Hoy, y a pesar de los pronósticos que muchos pensaban y arriesgaban antes de que comience la Copa Master de tenis en China, el gran David Nalbandian se recibió de maestro al ganarle en forma categórica al número uno e hijo Roger Federer. El pibe cordobés le dio una muestra de los huevos que hay que tener y a pesar de estar dos sets abajo, de tener el triunfo en la mano y casi perderlo (estuvo a cuatro puntos de caer), volvió a meterse en el partido, que para ese entonces llevaba más de cuatro horas y media, y le arrebató al mejor jugador del mundo la oportunidad de seguir haciendo historia en el tenis, para pasar a ser él quién escribe la historia y ser el segundo argentino en ganar dicho torneo. Y para no hacerlo muy largo voy al punto que quiero llegar, que es la admiración y el respeto que siento por David; me parece imitable la actitud frente a un partido complicado, un torneo complicado, una bola arriesgada, una pelota fuera sin discusión, otra que la discute, pero con respeto, saludo frente al perdedor, agradecimiento a la Argentina. Me pueden decir que no ganó mucho, es cierto; que no fue a las olimpíadas, también es cierto; pero cada uno hace lo que cree que puede hacer, y de la mejor manera posible. Ya me fui al carajo y se me extendió mucho, pero quería rescatar la actitud de que a pesar de no haber clasificado directamente cuando tuvo la posibilidad no la desperdició y ahora es campeón de uno de los torneos más importantes del tenis mundial, grande maestro!!

1 comentario:

Cristóbal Cervantes dijo...

Los cobardes rehuyen la batalla y los mediocres no la necesitan.
El Rey David no integra ninguna de las sub especies y por eso hoy es el Maestro.
Es un ejemplo a seguir.